Una tienda de zapatos única en Barcelona

Del Tacón al Corazón

adelaida2

Ya es invierno y estoy haciendo el cambio en mi vestidor.

Miro mis cajas de zapatos para tratar de ordenarlas y pienso:

Los zapatos expresan como nada nuestro estado de ánimo.

Cada uno de ellos me recuerda a un momento.

Son como un álbum de fotos de la vida.

Estos me los compré para la graduación, estos son los de mi boda,

con estos firmé mi divorcio, con estos me entrevisté en el trabajo tal…

con estos me enamoré de nuevo.

Con estos celebré la comunión de mis hijos, con estos viajé a NY…

y así los vas clasificando, con un momento vivido y,

nunca mejor dicho, un momento andado detrás y junto a ellos.

Y hay algunos tacones que te llevan al límite de lo físico!.. Como el amor….

Amar es toda una suerte. Es el activador humano más fuerte.

Se ponen en marcha todos los rotores y se agita todo a tu alrededor.

Somos centros de centrifugado positivo.

De repente tienes ganas de hacer muchas cosas, con esa persona o sin ella.

Sin saber por qué, el cielo es más azul,

y las estrellas más brillantes. Descubres nuevas sorpresas.

Se multiplican las ganas de sonreir y tu piel se estira.

Los ojos brillan y las nubes se levantan.. Da igual si llueve,

porque es la mejor excusa para sacar tus botas de agua..

Da igual si estás en el desierto porque tienes unas botas altas

poderosas como la naturaleza misma.

Es el momento de sacar mi copa de chardonnay,

porque acabo de descubrir mi laboratorio de zapatos y emociones.

¿Es entonces el amor tan maravilloso? … veamos…que somos princesas pero no tontas.

¿Què pasa cuando te enamoras de la persona equivocada?.

Pues que además de mariposas en el estómago, ves las estrellas… pero de noqueo….

Sigo ordenando pero quito la música porque todas las canciones me recuerdan a ese mal amor….

Y justo me sale ese zapato que me costó un pastón y que me duele que no puedo.

Al fin y al cabo, aunque los zapatos te encanten, si no son cómodos, no son tus zapatos.

Por horma, o por número, o por estilo, déjalos correr porque no son tu estilo…